« Home | La abuela de las armas » | Empleo informal en el Gobierno de la Ciudad » | Trabajo en negro » | Número TRES - enero 2006 » | Felipe Pigna » | Bonjour, Ça va Liniers? » | Pipo Cipolatti » | La calesita de Don Luis » | Julio Pan, el coiffeur de los futbolistas » | Coiffeur, guitarra y voz »

34 puñaladas


Por Lucía Turco

Cuatro guitarristas y un cantor que rondan los 30 años retoman los orígenes del género. Ni bandoneones, ni parejita de baile, Gardel comenzó con la guitarra y después, sólo después, vino todo lo demás. 34 puñaladas no tiene nada que envidiarle a los fuelles y a la orquesta típica.

Es como cuando se retoma un libro que se abandonó por un tiempo y es más sensato, y hasta necesario, empezarlo de nuevo. Eso hace 34 puñaladas con el tango, busca volver a las primeras composiciones para retomarlo desde sus orígenes.
“Es evidente que hubo un bache generacional de tangueros, de tipos que entendían realmente, entonces no se fue pasando la posta y lo que tuvo que hacer nuestra generación es volver a recorrer la historia de esta música desde adentro, desde poner la mano en la guitarra y saber cuáles son los acordes de El Ciruja y La Cumparsita, para saber desde dónde construir”. Alejandro Guyot es la voz de 34 puñaladas, cuarteto de guitarras cuyo nombre está inspirado justamente en uno de esos tangos violentos de las primeras décadas del siglo XX: Amablemente, en el que el macho apuñala a su mujer tras encontrarla con otro, sólo después de pedirle un par de mates.
Bien lejos del tango for export - donde son requisitos el bandoneón, Volver y la parejita de baile - este cuarteto irrumpe en alternados piringundines porteños con un repertorio políticamente incorrecto, en el que impera el lunfardo y, a través de él, las historias más oscuras de la Buenos Aires de 1900: prostitutas, drogas, cárceles... “La idea siempre fue trabajar un territorio olvidado, que no fue olvidado de casualidad, sino censurado repetidas veces en la historia de la Argentina por el contenido lunfardo de las letras, que era una jerga en contra de la elite porque hablaba de la mala vida de aquella época”, explica Guyot.

LEJOS DEL BOOM
Tres guitarras al mando de Augusto Macri, Edgardo González y Juan Lorenzo; un guitarrón empuñado por Hernán Reinaudo y la voz prodigiosa de Guyot interpretan los tangos más violentos y carcelarios, pero también dan lugar a Ástor Piazzolla en sus shows, para que se entienda que no reniegan del maestro.
Guyot rechaza el término tango joven, con el que hoy se denomina a las formaciones desde los 90 para acá. “Yo creo que lo que hay en determinado momento es una búsqueda hacia atrás: grupos como El Arranque, la Fernández Fierro y 34 puñaladas que empezamos a buscar de dónde había salido Piazzolla, qué hizo antes de empezar a innovar en los 70. Entonces quizás a esta generación para distinguirla de la anterior se la llamó así, pero es raro porque es una manera de reafirmar que el tango es para viejos”.
Esta generación de músicos, dentro de la cual se incluye Guyot, ya está preparada para empezar a componer y producir un lenguaje propio, que no sea ya una reproducción de lo viejo. “Ya no digo que sea o no sea tango, es una discusión un tanto obsoleta, creo que tiene que ver con la seriedad con la que se encare.” Con esta idea, el grupo ha comenzado a componer lo que probablemente conforme su tercer disco.

POLÍTICAMENTE INCORRECTOS
En Packard, una prostituta se droga con morfina y termina mal, “con los cuatro fierritos del chasis”. ¿Cómo se hace poesía con una historia como esa? Para Guyot, el lunfardo “permite hacer de las miserias propias una especie de epopeya y hasta de odisea, es una manera de repensarse que tiene el argentino que, por eufemismo, se puede reír de su propia desgracia”.
El nombre del grupo, sin dudas, anticipa una atmósfera oscura, una especie de policial negro al mando de cuerdas tensadas. “Creo que lo que despierta en el imaginario es que se trata de algo dramático, pero donde la ironía también está presente, porque 34 puñaladas es una exageración”.
Debutaron en 1998 y transitaron alrededor de dos años la escena under. Tras realizar numerosos ciclos en la Fábrica Ciudad Cultural IMPA, en 2002 sacaron su primer disco, Tangos carcelarios, y lo presentaron en el Teatro Alvear. A fines de ese año fueron elegidos por La Nación como grupo revelación y también ganaron el Premio Clarín en el mismo rubro.

LEJANA JERGA MÍA
En 2005 sacaron su segundo disco, Slang, en el que interpretan temas como Ventarrón, Puente Alsina, La Cachila y que cuenta con la participación de Pequeña Orquesta Reincidentes. El nombre surge de un insólito hallazgo en una librería de viejo. “En una revista policial de 1888, un tipo se da cuenta de que los chorros están manejando un código y dice que se está hablando una especie de Slang, la jerga callejera del idioma inglés, y nos pareció muy gracioso que alguien, en la prehistoria del lunfardo, lo detecte y utilice una palabra en inglés para tratar de explicarlo”. Por otro lado, el nombre del disco también da cuenta de una contradicción: “la mayor parte de las palabras vienen de los dialectos del italiano, del español, del francés que fue filtrando la inmigración”.
Quienes forman 34 puñaladas vienen de escuchar otros géneros y de otras formaciones musicales. Desde el folclore, el rock o el jazz, hoy coinciden en un género bien porteño y aseguran que, primero, son músicos y sólo después músicos de tango.
Lunfardo y cuerdas a cuestas, las puñaladas han recorrido el interior del país y el exterior con su repertorio reo y carcelario. Su primera gira internacional fue al Festival Les Suds à Arles (Francia) en 2004, un concierto de músicas folclóricas de distintos lugares del mundo, donde eran el único grupo de tango. En 2005 también estuvieron en Australia en el Festival de Músicas del Mundo. “Para nosotros es muy interesante circular haciendo lo nuestro por la posibilidad de cambio y de información que no se da si te movés en un ambiente hermético”.Antes de comenzar sus shows hacen sonar un disco de la mafia italiana como para entrar en clima y que el público imagine lo que va a escuchar. Nada de eufemismos para el que quiera entender la cruda realidad de épocas pasadas que flotan en el aire y le hablan al argentino del siglo XXI.

Le puse muchas fichas a 34 puñaladas pero finalmente no me convencen.
Packard es malísimo, el intento de hacer una analogía entra la prostituta y un auto fue poco feliz.
El verso final donde fuerzan el acento de ChasÍs para que rime es tristisimo.
Lo que mas rescato es el repertorio de Rivero, pero para que interpretar peor lo que ya estaba muy bien echo?.
Lo siento no quise ser duro, me hubiera encantado encontrar un grupo de tango que me identifique en este siglo, pero no se dio con 34 puñaladas.

Justamente Packard no solo es parte del repertorio de Rivero, sino que también es de De la Pua (Gran Poeta Lunfardo) y la música es del mismo Rivero. O sea que le estás criticando la rima nada más y nada menos que al mítico poeta tambíén conocido como el Malevo Muñoz... Mmmm... Tu comentario delata por un lado un amplio desconocimiento en el tema y por otro lado no creo que les interese en absoluto tu opinión a los ya consagrados 34 Puñaladas.
Seguí participando Gil...

Excelente Grupo Las 34 Puñaladas!!!
No se pierdan su último CD Bombay Buenos Aires.
Hay Composiciones del grupo de alto vuelo. Las guitarras hacen un trabajo impecable y el cantante redefine por completo el clásico rol del cantor de tipico tango.

Publicar un comentario