« Home | Francisco Solano López » | Bambino Pons » | Omar Larrosa » | Casa Brandon, un espacio para la expresión gay » | Enrique Symns » | Mimo Tuga, el arte de hablar sin palabras » | Problemática ambiental en Villa Mitre » | Debate por la donación de órganos » | Número SIETE - mayo 2006 » | Humberto Tortonese »

Cristian Aldana, líder de El Otro Yo


Por Matías Castañeda

Por más que parezcan chicos buenos, el guitarrista de El Otro Yo dice que son un grupo peligroso. Escoltados por miles de fanáticos adolescentes, que portan mochilas alusivas, la banda es sinónimo de independencia y autogestión en la Argentina. Aldana habla de Omar Chabán, Ricky Espinoza, Gustavo Santolalla y Luis Alberto Spinetta, y hace una importante relectura sobre el debate generado por gritar durante el menemismo: ‘La cumbia es una mierda’.


Detrás de El Otro Yo existe un ejército de adolescentes que les responde. Parecen chicos buenos, parecen inofensivos, parecen hasta naifes. Pero son tantos –son miles- y tienen tanta energía que más de un estratega dudaría en cómo reducirlos durante una virtual batalla. El líder y guitarrista de la banda, Cristian Aldana, afirma que sí, que ellos también parecen ser inofensivos, pero que no lo son tanto: “Quieren que seamos buenos pero en realidad El Otro Yo es un grupo peligroso”. La jauría de reclutas no supera el metro cincuenta, es mayormente femenino, posee modales hiperquinéticos y un look poco ortodoxo -neo jumper, punk cibernético-. Comunican su posición a partir de lo que sus mochilas gritan: en Liquid Paper, en parches bordados, en pins. Estos elotroyitos, desde sus zurrones, se dicen entre sí qué grupos los representan mejor, qué piensan sobre un tema controversial o cuál es su perspectiva para el futuro. Y se torna todo aún más peligroso cuando Aldana asegura: “La única forma de parar este proyecto es con un balazo en mi cabeza”.
El sustantivo mochila tiene dos acepciones, una literal, continente portátil de objetos, y otra metafórica, cargar un peso, soportar una responsabilidad. Aldana usará ambos sentidos en la entrevista. 1. “Nosotros íbamos con la mochila. Hacíamos la distribución, iba yo mismo, dejaba el disco. Cuando empezamos no lo hacían otras bandas. Hoy vas a una disquería y el tipo ya lo sabe. Nosotros explicábamos: ‘Mirá, tengo mi grupo, no sé si te interesaría vender…’, y el tipo te respondía: ‘Flaco, yo acá pago el IVA, tengo la factura y vendo Charly García’”. 2. “Cuando hice Alegría (Mundo, 1995) pedía ese sentimiento para mí, como consuelo de dolor por la angustia que sentía, por la mochila que cargaba. En la letra enumero palabras: sueños, trabajo, comidas, salidas, diversión, alegría, frustración. Una mezcla de imágenes que es como si dijera dulce, amargo, semiamargo…”
Dentro del movimiento musical, El Otro Yo es mucho más que una banda tradicional porque representa valores que –contrariamente a lo que se piensa- el rock no tiene. Camaradería, transparencia, trabajo, honestidad. Por ello, por ser realmente como se muestran, en el discurso de Aldana repetidas veces elegirá expresiones como: autogestión, ayuda, independencia y memoria. La Unión de Músicos Independientes, una iniciativa de ellos, por ejemplo, es una instancia superadora del discurso del rock; ahí pusieron la patas en el barro y no sólo el grito en el cielo. Él lo explica casi como leído de un folleto imaginario: “Es la herencia karmática de un montón de músicos que se manejaba de manera autogestionada. Nos reunimos para desarrollar una idea que facilite los procesos de producción, fabricación y distribución de los grupos independientes”. Una vez dicho el speech, Aldana se irá envalentonando vehementemente, se saldrá del libreto. Es un adolescente de 30 y pico, idealista, que se va exasperando a medida que expone un tema: “Nos dimos cuenta que había muchas cosas para resolver de forma conjunta; ahí se abrieron un montón de puertas: fabricar los discos más baratos, hacer artes de tapa de forma profesional más económicos, poder encarar una mejor distribución. En la época que empezamos no estaba la información, ¡no existía! Todo ese camino que a nosotros nos costó diez años transitar hoy lo disfrutan todas las bandas. En esa época nadie compartía la información porque la onda era no avivar giles. Fue una forma de evolución, porque no sólo quiero evolucionar en mi banda. ¡A nivel humano quiero evolucionar! ¡¡¡Ojalá hubiera existido la unión de músicos cuando nosotros empezamos!!! Lo que pasa es que a los que la iban a armar los mataron los militares. Es así”.

PROFETAS EN SU TIERRA
Si El Otro Yo es un mundo, ese mundo tiene su centro -lleno de lava chirriante- en los hermanos Cristian (guitarra) y María Fernanda Aldana (bajo), y Ray Fajardo (batería). Le giran cuartos nombres, cuartas patas, pero este núcleo estuvo desde el principio. En los últimos discos de estudio aportó Ezequiel Araujo sus teclados. Se fue. Ahora se sumó una segunda guitarra, un ex Los Brujos, Gabriel Guerrisi. Este centro hirviente, explosivo de lava, tiene ya 12 discos editados (uno triple) en sus más de 13 años de carrera. De todo ese prolífico legado Aldana considera que el que más los representa es Mundo: “Es en el que más se nota nuestra musicalidad. Pasa por todos los lugares, hay heavy metal, punk, canciones, es intenso. Lo importante ahí no fue el sonido, fue la música. Es un disco conceptual de lo que para nosotros, en ese momento, era el mundo. Abrís el arte de tapa y hay todas ratas bañándose. Hay mensajes de amistad, de sexo, de tristeza, de alegría; Alegría, está ahí”.
Sin embargo, el disco que los catapultó a un público masivo fue Abrecaminos (1999), que contenía una de las canciones más importantes de todo el rock argentino: La música, que más que una canción es un manifiesto de vanguardia de mucho de lo que los chicos sentían en ese momento. Nadie lo dijo mejor que ellos: Estoy un poco sordo, / un poco ciego, / un poco empobrecido, / un poco descreído, / artificializados, / desnaturalizados, / estoy manipulado, / ¡me siento anarquizado! / ¡Estoy humanizado! / ¿O deshumanizado? / La música que escuchan todos / yo no la escucho. Ese plantarse contra lo que producía la industria musical en sus shows los llevó todavía más lejos. Antes del riff juguetón, Aldana le espetaba a sus soldaditos: “La cumbia es una mierda”, y los elotroyitos le respondían saltando frenéticamente. Hoy explica más tranquilo lo que tanto revuelto generó en aquellos convulsionados noventas: “Tendría que haber gritado ‘Menem es una mierda’. En ese momento la cumbia representaba la ignorancia. No me arrepiento de nada de lo que hicimos con el grupo pero sí me doy cuenta que por no haber gritado ‘Menem es una mierda’ ahora tengo que dar explicaciones de que no tenía nada en contra el estilo musical. ¡La cumbia representaba la ignorancia de un pueblo que estaba en decadencia! Ahora miramos para atrás y decimos: ‘¡Claro! Nos estaban dando vino, cumbia, dos pesos la entrada, la felicidad artificial, el tingui tiquitingui tiquitingui’”.

ELO Y EOY
“Los primeros discos que tuve -cuenta Cristian sobre sus épocas de escucha- fueron: uno de Queen, uno de Abba y uno, mi preferido, de Electric Light Orchestra, que se llama Time. Ese disco es buenísimo. ¿El de Abba? Fue en la época de la guerra con Kiss. Yo era de Abba, aunque Kiss también me gustaba. Incluso llegué a agarrarme a piñas por la música, eran muy extremistas. ¡O era Kiss o era Kiss! Y a mí siempre me gustaron las dos cosas, no me pudieron doblegar.” Después empezó a pararse del otro lado del escenario estudiando música clásica con la guitarra y reconoce que fue lo mejor que puedo haber hecho: “Por eso dentro de El Otro Yo hay mucha variación musical, porque la música clásica te abre una puerta sonora de melodías muy importante, te abre la cabeza a todo nivel. Ahí empezó el desarrollo de lo que fue después la banda. Por eso hay tanto juego melódico. Nos divertimos haciendo canciones”.

LA EXCELENCIA: UN COMPROMISO
Los chicos de El Otro Yo también tienen una faceta sindical: en 2005 trabajaron junto a sus colegas para que se anule la llamada Ley del Músico, que limitaba a los artistas y no contemplaba la realidad. Se reunieron en el Hotel Bauen para debatir sobre la creación de una legislación actual y comprometida con los trabajadores de la canción. Hace poco más de un mes el presidente Néstor Kirchner escuchó a los artistas y la derogó. “Ser músico es una profesión y es un derecho –reflexiona Cristian-. Tal vez la ley en 1958 servía, pero hoy no se adapta a la realidad de muchos músicos, como pasa en el rock, que no estudiaron, y que no por eso no son músicos. Quizás no sabés leer una partitura pero hacés feliz a la gente que escucha tu música.”
El aspecto más conocido de la banda, el antisistema, excede a la independencia y a la autogestión en sí. Un ejemplo de ello fue la puesta del Festi Rock Sin Marcas que hicieron en República Cromañón en 2004 junto a otros grupos. “Ese día se taparon las marcas de todo el lugar. Los equipos de guitarra, las cervezas, las bebidas. Todas, cada marca, una a una, con cinta. Es que muchas veces termina siendo más importante el espónsor que los grupos en sí. El festival, no sé, de Lucky Strike, ponele, ¡y ni siquiera nombran a los grupos! ¡No importan los grupos! Nos parecía fundamental recuperar eso. Estuvimos en recitales esponsoreados siendo un grupo independiente, no estoy en contra. Lo que no es sano es que porque pase algo deje de pasar lo otro.”

SUJETADOS
Como en las profecías religiosas, el símbolo que los representa se les hizo carne. En la canción El destino, El Otro Yo incluyó una frase lúcida, conciente: Debo estar bien, / la mochila se apodera de mí. Y, claro, pueden jactarse de representar ambas acepciones: se apoderaron con dignidad tanto del peso de avalar con sus hechos lo que testimonian en sus letras como, así también, se apoderaron de la mochila literal, como referentes de una generación de estudiantes o huestes elotroyianas, quienes, con esa mochila-pizarra, le gritan al mundo lo que piensan. Y se hacen oír. La mochila al apoderarse de ellos, son ellos; ellos son la mochila. Y revelan que por eso así están bien.

Here are some links that I believe will be interested

Greets to the webmaster of this wonderful site. Keep working. Thank you.
»

Interesting site. Useful information. Bookmarked.
»

Creo que voy a llorar!
Qué nota!
Qué entrevista!!!

Una de las mejores que leí!
Gracias!

Mil besos.


Sr. Aldana!
Lo amo!!


Mis respetos a usted a su cabeza!


SoFa

el otro yo es una mierda...aguante flema!!




gasolero capo del sur

el otro yo es una mierda....aguante flema!!!




gasolero capo del sur..

y si, jamas hubieron ideas independientes, no los dejaron, los militares abortaron mil sueños e ideas...
ademas de seer exitante, inteligente, es humanoo
criiss, vos sabees...yo teamo yte chuparia entero, me limita el limitee...
abrazomaj

que pelotudeces que escribis bipolar del asno

hermoso hermoso
es todo lo ke pueod decir
sos hermoso aldanaaaaaa

elotro yo

Publicar un comentario