« Home | El Cabildo. Cerca de la revolución » | Claudio Lozano, el ojo crítico » | Fundación PH 15. Fotografía en Ciudad Oculta » | El auge de la Kabbalah » | Elecciones en la UBA » | Número SEIS - abril 2006 » | Daniel Hendler » | Fernando Blanco, líder de los Super Ratones » | Marcelo Benedetto » | Italpark, "el disney local" »

Dios salve al Británico


Por Gabriel Pérez

En la esquina de Brasil y Defensa quieren cerrar el refugio de toda clase de personajes porteños, el Bar Británico. Atendido desde hace 45 años por sus dueños, tres gallegos tan notables como el lugar, los vecinos luchan para que no se convierta en un cibercafé.

El mismo suspiro de resignación que muchos sintieron ante la pequeñez del anfiteatro de Cosquín o la vulgaridad del cubano medio que ignora a Silvio Rodríguez y ofrece obsesionado putas y tabaco (¿Dónde está el festín que nos prometieron?, preguntaría un desconcertado Jim Morrison). Acá no hay genios dándole el toque final a la gran obra literaria que fomentará por los años la fama de este bar. O sí. El café viene con dos sobres de azúcar, para desgracia de golosos y diabéticos. Ni noticia del edulcorante. Las medialunas eran más ricas ayer, siempre ayer. La leche es fanática de Los Natas. Entrar a los baños es una misión para el grupo Halcón o el GEO (Sobre este tema, en internet circula una broma cruel en la que un cliente le pregunta al mozo: ¿Y el baño jefe? Y este le responde: Bien gracias.).
¿Lugares comunes? Todos: una bohemia le muestra a un pibe de la calle sus dibujos en un cuaderno. Ella, vaso de whisky nacional en mano, se divierte. Él quisiera estar en compañía de un especial de jamón, pero finge cara de interés. Dos chicas comparten una cerveza y muchos secretos. Se toman de la mano, se les iluminan la cara, parece que se están por besar pero arrugan. Parten en silencio. Con los brazos cruzados y los codos anclados en la mesa, un taxista le susurra promesas a una rubia con rulos y raíces oscuras. Por supuesto que también está el solitario de nariz roja, siempre en compañía de un tinto a medio terminar. Por la puerta de la esquina, un linyera es invitado -típica cortesía inglesa- a no cruzar el umbral. Los goles de la fecha en el televisor, electrodoméstico omnipresente que se cargó la nostalgia de todos los bares de la ciudad.
Y las anécdotas famosas, claro: que en esa mesa Ernesto Sabato escribió Sobre héroes y tumbas, que Enrique Symms se daba cita con todos sus demonios internos en ese rincón, que el presidente Néstor Kirchner llamó al teléfono público para ofrecerle la conducción de la Biblioteca Nacional al escritor Horacio González, que en tiempos de colorados y azules casi se arma una gresca entre oficiales de ambos bandos, que La Negra Poli partió una botella y lo quiso cortar al mánager de Los Piojos.

HISTORIA OFICIAL
En 1926, en la esquina de Defensa y Brasil funcionaba una pulpería, La Cosechera, que era el refugio de los ingleses ex combatientes de la Primera Guerra Mundial que paraban, en su gran mayoría, en una pensión de la calle Garay, hoy conocida como Hotel Savalía. Ellos fueron los que le inspiraron el nombre a los gallegos Pepe Miñones, José Trillo y Manolo Pose, que desde hace 45 años poseen el fondo de comercio del Británico.
En épocas en las que la sociedad se sumerge en una peste irracional, como durante la Guerra de Malvinas, los gallegos, temerosos o irracionales también, borraron el Bri y el bar pasó a llamarse Tánico. Luego de la guerra, el bar recobró el nombre cuando un turista griego contó que en su lengua tánico significaba muerte.
Desde 2000 el Británico figura dentro de la categoría de bar notable. El beneficio que trae la mención, entre otros, es una ayuda del Gobierno porteño para preservar el edificio, restaurarlo, y promocionarlo como una actividad cultural y turística más de la Ciudad de Buenos Aires.
Sin embargo, ser notable no significa ser inmune. Y desde hace varios meses, la palabra -o el fantasma- cibercafé sobrevuela por la cabeza de los bohemios, artistas, tacheros, putas, giles, escritores y vecinos que temen que su querido bar se transforme en el refugio de otra forma de perder el tiempo. El miedo al cierre de un bar que vive abierto las 24 horas motivó a una movida que llegó a su apogeo con la junta de 14 mil firmas que impidieron que Juan Pablo Benvenuto (heredero del Británico) le pusiera candado a la nostalgia el 31 de marzo pasado. También hubo gestos demagogos como cuando el vicepresidente Daniel Scioli se dio un baño de popularidad en la mesa de ajedrez, o inclasificables, como la visita de Joaquín Sabina.

¿SE CIERRA?
Según Benvenuto, los nuevos locatarios del bar tienen que respetar la tradición del Británico. Entonces, ¿por qué no seguir alquilándoselo a los gallegos que, como buenos gallegos, pagan religiosamente todos los meses los 1250 euros de alquiler? “Eso fue lo que le planteamos a Benvenuto”, dice Renata, una vecina que forma parte de las reuniones donde se piensan los pasos a seguir. Pero él respondió que salvo Manolo, todos los demás empleados y dueños se quieren ir del bar, sólo que no lo hacen porque no se llega a un acuerdo monetario. “Pero Benvenuto se lo quiere dar en forma de pago a un tal Agustín de Souza, quien habría sido un empleado suyo en un garage que tenía”, revela Renata. Además, hay otras cuestiones de fondo, pintadas de verde dólar. “Los gallegos –continúa- le pidieron al dueño 50 mil dólares en concepto de indemnización para pagarle a los empleados. Benvenuto ofreció 20 mil pesos. Ahora está todo en manos de los abogados y me parece que se cierra, que van a arreglar, está muy sucio todo.” Otro inconveniente es la sucesión del fondo de comercio que los gallegos tendrían con Carlos Encina, un mozo que trabaja en el bar desde hace 23 años, y con un hijo de otro mozo. El contrato de alquiler venció en diciembre de 2004. El 31 de marzo de este fue la fecha de desalojo. Pero cuando Benvenuto pisó la vereda, un montón de llaveros se le agitaron peligrosamente en la cabeza. “Llevate las llave de mi casa, las del Británico no”, fue la consigna.
El partido anti cierre también se juega en internet, donde en la página barbritanico.com.ar y en algunos blogs se cuelgan mensajes apoyando a los vecinos desde distintas partes del globo, algunos de rigor académico: Quisiera hacer un llamado desde Norteamérica para salvar al Bar Británico. Soy un científico y puedo decirles con gran certeza que el peso de apenas una computadora en ese lugar va a alterar la rotación de la Tierra, causar el derretimiento de los casquetes de hielo, inundar las orillas del Río de la Plata para cubrir la mayor parte de Buenos Aires con agua. Tendrán que trepar a la cima del Parque Lezama por seguridad y café y cerveza pero no encontrarán nada porque en ese lugar habrán puesto un cibercafé. Hagan lo que quieran, pero desde un punto de vista científico están coqueteando con el desastre.

TRISTE Y SOLITARIO
“Sí, es verdad, lo baños son un desastre -admite Renata-. Pero ahora es otra la disputa: es necesario que el bar sigua siendo de los gallegos y que se haga una correcta lectura de la Ley de Patrimonio Cultural, porque hay un subsidio para refaccionar el edificio parado. Acá no hay discriminación, no hay vip, uno puede venir a la hora que quiera y alguno de los gallegos te va a atender de primera.” La lucha de Renata y de los vecinos de San Telmo es la de una generación que a través de los años acumuló derrota tras derrota, fue diezmada por la dictadura, y presenció en primera fila cómo los sucesivos gobiernos democráticos, en especial el menemismo, remataron el patrimonio nacional. Por eso no quieren perder (en) el barrio la esencia de pasar las horas en compañía de las mesas que se quejan de dolor, el café con natas, las medialunas de ayer o el baño en ruinas. Para ellos el paraíso queda en Defensa y Brasil, más allá de las tramoyas y turistas. Y no van a permitir que nadie les gane de local. ¡Dios salve al Británico!

Hi to all, how іs all, I thinκ еvery one is getting morе from
thiѕ web page, and your vieωѕ arе good
foг nеw νiewers.

Feеl free tо ѕuгf to my wеbраge .
.. click the following web page

I've been browsing online more than three hours today, yet I never found any interesting article like yours. It is pretty worth enough for me. In my opinion, if all web owners and bloggers made good content as you did, the web will be a lot more useful than ever before.

My site :: www.prweb.com

I'm really impressed with your writing skills as well as with the layout on your blog. Is this a paid theme or did you modify it yourself? Anyway keep up the excellent quality writing, it is rare to see a nice blog like this one these days.

my website; V2 Cigs Review

Very grеat ρost. I simрly stumbled upon youг blog
and wanted to ѕaу that I have really enϳοyed browsing
your wеblog ρoѕts. In аny caѕe I will be subscribing in yοur rss feеd anԁ I am hoping уοu
writе once morе very soоn!

Alѕo ѵіsіt my web page :: http://www.prweb.com/releases/Silkn/sensepilreview/prwe b10193901.htm

The user shall not have any trouble in working with this product or
service. Pays transport expenditures for youShipping charges
can get expensive.

My web-site http://ntctela.ning.com/profile/BerthaBeaty

It is a valuable measure in medical scenarios. Check out how your mid-area begins to appear trimmer and the muscle tissues begin to tone.


Look into my homepage: The flex mini reviews

Of class, this sort of product should be difficult to use,
appropriate? A person can very easily understand to use this method in couple of
minutes.

Also visit my site - http://www.albonyan.com

The belt works to tighten your muscles by contracting them, and then relaxing them,
and then repeating the motion, and it targets all the muscles
in your abdominal section.

Also visit my web blog ... The flex belt

Publicar un comentario