« Home | Elecciones en la UBA » | Número SEIS - abril 2006 » | Daniel Hendler » | Fernando Blanco, líder de los Super Ratones » | Marcelo Benedetto » | Italpark, "el disney local" » | El Palacio de la fotografía » | Norberto Verea, una mirada crítica sobre el fútbol... » | Jorge Tedesco, sobreviviente de Malvinas » | Falun Gong y el PC Chino. Enemigos Intimos »

El auge de la Kabbalah


Por Liliana Arguiz

Pese a ser una enseñanza de cuatro mil años, la kabbalah comenzó a popularizarse en los últimos 30 y alcanzó su máximo apogeo cuando astros de Hollywood como Madonna declararon ser sus seguidores. Incluso en nuestro país se realizó el año pasado una maratón que contó con un alto índice de concurrencia.

La enseñanza de la kabbalah, una derivación mística del judaísmo, llevada a cabo por el Kabbalah Centre, ha pasado de ser una escuela con una sola habitación en Jerusalén a transformarse en una organización sin fines de lucro, líder en el mundo, y con millones de estudiantes distribuidos en más de 30 países.
En sus comienzos, el aprendizaje de la kabbalah fue secreto y reservado para selectos individuos. Pero luego pasó por disputas internas, especialmente cuando un grupo intentó abrirlo al público y hacerlo popular. Incluso durante miles de años los kabbahlistas han sido perseguidos por atreverse a enseñar algunos de sus secretos a las masas. En la actualidad, alcanzó notoriedad en los medios desde que Madonna reconoció que era una practicante. Pero la lista de famosos que volcaron sus creencias religiosas a este fenómeno no termina con La reina del pop: Britney Spears, Missy Elliot, Winona Ryder, Courtney Love, Demi Moore, Elizabeth Taylor y hasta Mick Jagger, son algunas de las celebridades habitúes al Kabbalah Centre de Beverly Hills .
Los seguidores de la organización fundada hace 83 años por el rabino estadounidense Philip Berg, sostienen que la kabbalah –derivada de la palabra hebrea lekabel: recibir- no es una religión, sino un sistema filosófico que brinda la tecnología o las herramientas no sólo para el desarrollo personal, sino también para el mejoramiento del mundo.
Bajo el lema: La kabbalah es a la espiritualidad, lo que la dieta y el ejercicio para el cuerpo físico, sus practicantes proponen trabajar en dos niveles distintos: el individual, directamente relacionado con el compromiso de transformación propia, y un segundo nivel global que tiende a construir un cambio colectivo de conciencia.

KABBALAH Y JUDAÍSMO
Si bien muchos de sus eruditos fueron judíos, también hubo muchos estudiosos del tema no judíos. Tal vez el apogeo de estas enseñanzas se deba al hecho de que el judaísmo se haya vuelto hot, a punto tal que en Estados Unidos bautizaron a esta nueva tendencia como jewcy, término que emparenta a lo judío con lo jugoso. Esta movida está muy ligada a la cultura pop y parece estar convirtiéndose en un fenómeno de moda, y hasta existen algunos rabinos que la califican de esotérica.
Del otro lado de la balanza están quienes –judíos o no- consideran que la kabbalah no fue creada por una secta específica, sino que nació para ser utilizada por la humanidad con el fin de unificar al mundo.

EL PROYECTO ZÓHAR
Otro de sus objetivos es la eliminación del caos y el sufrimiento. Esta misión se lleva a cabo haciendo llegar el Zóhar a aquellas personas y lugares que necesitan esta sabiduría transformadora. Zóhar es una palabra hebrea que significa esplendor, y se trata de un texto de hace aproximadamente dos mil años que, según los kabbalahlistas, revela los secretos del mundo físico y espiritual. Es básicamente un comentario de la Biblia, pero para ellos no se parece a ningún libro que haya existido, ni que vaya a existir.
El Proyecto Zóhar incluye, además, diversas fundaciones entre la que se distingue el llamado Proyecto Asia que se encarga de arbitrar los medios para que las víctimas del tsunami consuman agua potable.

EL HILO ROJO
¿Quién no se ha puesto alguna vez una cinta roja para la envidia o ha pasado por lo que las abuelas llaman ‘el mal de ojo’? Para la kabbalah también existe la teoría de que personas malintencionadas o envidiosas pueden causar un daño fatal con la mirada, y entonces proponen como antídoto al archiconocido hilo rojo.
Este amuleto está hecho de hebras de una lana especial y es bendecido en la misma tumba de la matriarca Raquel, la protectora de las personas. El hilo rojo debe usarse en la muñeca izquierda, que es el costado que simboliza el acto de recibir del cuerpo y del alma.
Existe bibliografía y hasta merchandising de este sistema de protección, como por ejemplo, inciensos, velas aromatizadas y hasta el pinjacito -un pequeño Zóhar de bolsillo- que repele la influencia de la poderosa fuerza negativa de miradas hostiles.

LOS 72 NOMBRES DE DIOS
Cuando los kabbahlistas hablan de Dios no aluden a una forma humana sino a la luz que emana el Creador, y a la que se puede acceder a través de visualizaciones específicas del alfabeto arameo.
Los 72 nombres son secuencias de tres letras que actúan como índice de distintas frecuencias espirituales. Esta herramienta es considerada como el arma metafísica más poderosa que permanece escondida y codificada en la conocida historia de Moisés y el Mar Rojo.
Los seguidores promocionan esta Teoría de los 72 nombres de Dios como la llave para desprenderse de la depresión, el estrés, la falta de creatividad, el enojo, las enfermedades, y otros problemas físicos y emocionales.
En un principio podían acceder al poder de la kabbalah sólo un grupo reducido de personas, pero el objetivo del Kabbalah Centre es propagar esta sabiduría a la mayor cantidad de gente.
Hoy por hoy, millones de mujeres y hombres de todo el mundo la estudian, ya sea en las aulas, por internet, mediante un instructor, vía telefónica, o con libros acompañados de casetes.


Cual es la oracion para la cinta roja?

Publicar un comentario