« Home | Número SEIS - abril 2006 » | Daniel Hendler » | Fernando Blanco, líder de los Super Ratones » | Marcelo Benedetto » | Italpark, "el disney local" » | El Palacio de la fotografía » | Norberto Verea, una mirada crítica sobre el fútbol... » | Jorge Tedesco, sobreviviente de Malvinas » | Falun Gong y el PC Chino. Enemigos Intimos » | Callejeros ¿El show debe continuar? »

Elecciones en la UBA


Por Malena Higashi
Ilustración: Natanael

Acusaciones cruzadas, un candidato -Atilio Alterini- repudiado por haber sido funcionario durante la dictadura y cuatro votaciones frustradas. Esos son algunos de los elementos que componen el drama en la elección del rector de la Universidad de Buenos Aires.

Santiago Gima, presidente de la FUBA
"El objetivo no es la toma en sí, yo lucho por democratizar la universidad"

"El Consejo Superior con mayoría alterinista asume, pero extremadamente debilitado. La patotera en la Facultad de Medicina (en referencia a las agresiones que el martes 2 de mayo sufrió un estudiante cuando se dispuso el cuarto y último intento de votación) produjo un revés en la opinión pública, antes prevalecía la campaña mediática que nos colocaba a nosotros como los violentos. Nuestro objetivo no fue impedir que se votara, tampoco la toma en sí, yo lucho por democratizar la universidad, y las tomas, las marchas, los cortes de calle son medios de lucha. La gestión actual es antidemocrática: el 52 por ciento de los miembros de la asamblea representa a menos del 2 por ciento de la totalidad de los docentes. Se ha polarizado la universidad entre esa pequeña minoría privatizadora y la mayoría, que son los docentes y estudiantes. ¿Es preferible tener un rector privatizador o que por un mes no haya rector pero que se resuelva el conflicto?
Otro gran problema es la burocracia sindical formada por Oscar Shuberoff (el antecesor de Jaim Etcheverry) para tener dócil al movimiento no docente. Porque si el sindicato de no docentes (APUBA) cierra las facultades por 24 horas, que es lo que hizo un día después de los incidentes en la Facultad de Medicina, es porque ha formado una burocracia llena de prebendas y clientelismo: es el primer paro de 24 horas en una década hecho para no defender nada sino para vaciar la facultad.
Se habló en los medios de una fractura de la FUBA con la creación de una FUBA de los estudiantes, a la que adherían los centros de Económicas, Farmacia y Bioquímica, Derecho y Odontología. Pero esa división duró solamente 48 horas y se trató de un operativo mediático para restarle legitimidad a nuestro reclamo. Antes del cuarto llamado a asamblea lanzamos un plebiscito entre docentes, no docentes, graduados y estudiantes de la facultad. Votaron 33 mil personas. No tengo números exactos pero la mayoría de la gente estaba a favor de la democratización de la universidad, la incorporación de los no docentes con voz y voto y, además, consideraban que la reforma al estatuto debe ser antes que la asamblea. Se está constituyendo un movimiento que está haciendo que se vuelva a encender la llama de la Reforma Universitaria en Argentina, en todo el país se va a elegir rector y por eso está este choque entre las camarillas privatizadoras y las organizaciones estudiantiles docentes y no docentes."

Emiliano Yacobetti, ex presidente de la FUA
“No puedo decir que defiendo la democratización si voy con palos para que no se vote”

“Seguramente se va a poder hacer en el futuro una asamblea en condiciones, el Consejo Superior anterior, el que comandaba Guillermo Jaim Etcheverry, en ningún momento llamó a una asamblea con la verdadera intención de que se realice porque sabía que los estudiantes de la FUBA iban a ser funcionales a sus métodos violentos. Pueden tomar un colegio o una facultad, puede haber gente que quiera tomar las cosas por medio de la violencia, pero si la fuerza pública que se tiene que ocupar de esas cosas lo permite, es inevitable. Si no podemos sesionar en una facultad nos iremos a otra, pero esta vez el Consejo Superior va a reconocer la elección.
Se van buscando excusas. Primero fue Alterini, se le cuestionaba un cargo de empleado público en la Municipalidad de 1981. La verdad es que nadie puede probar que haya tenido un grado de participación en la dictadura. Cuando lo apoyaron Ernesto Sábato y Adolfo Pérez Esquivel, el problema pasó a ser la asamblea. La realidad es que no quieren perder un rector que hasta ahora les venía dejando hacer lo que querían, que les permite tener los locales de la FUBA, que les da fondos de manera discrecional. Ninguno de estos estudiantes le cuestionó los 120 millones que gastó este rector. Sin dudas es una estrategia funcional.
No es ético que la FUBA hable de la democratización de la facultad cuando hace tres años que no llaman a Congreso porque saben que van a perderlo, y así están en forma ilegítima desde hace más de dos años. Con respecto a la asamblea, es cierto que podría tener más representación y todo el tiempo tenemos que plantear reformar los estatutos para corregir errores o actualizarlos, pero para poder cambiar cualquier cosa tenemos que permitir que una asamblea funcione. Si yo la rompo permanentemente no se puede. No puedo decir que defiendo la democratización si voy con palos para que no se vote. Si en la asamblea pasada, hace cuatro años Jaim Etcheverry pedía que hubiera un control policial para que pudieran entrar sólo los asambleístas y hoy él mismo dice que es imposible llamar a la policía, evidentemente hay una maniobra política, no quiere que haya asamblea.
Esta claro que la universidad tiene que ser autónoma y que la policía no tiene nada que hacer adentro. Pero afuera es la fuerza pública la que se tiene que ocupar de controlar. Una cosa es hacer una protesta y otra cosa es romper una facultad, un edificio público.”

"El objetivo no es la toma en sí, yo no lucho por democratizar la FUBA"

Publicar un comentario