« Home | Cinema Paradiso » | Celulares con demasiada onda » | Aeronáuticos vs turistas » | Número UNO - noviembre 2005 » | Carlos Belloso » | Litto Nebbia » | Minujínlandia » | Harrods, la tienda de las bolsas verdes » | El Mercado de las Pulgas » | Paseo Inmoral »

La navidad y la cole


Por Martín Terdjman

Se vienen las Fiestas y Bipolar ha enfocado su significado desde otra lente: la familia judía. ¿Qué es para ellos la navidad? ¿La festejan? ¿Y el año nuevo? Bienvenidos al interesante mundo de la colectividad.


La religión judía dice que en 25 de diciembre se cumplirán 2006 años del nacimiento de un tal Jesús. La religión judía también cree que los años nuevos cristianos se corresponden con la circuncisión de aquel niño Jesús. La religión judía cree lo mismo que la católica, pero no festeja, porque para el judío el mesías aún no ha llegado.
De todos modos, las celebraciones rojiblancas superan credos religiosos y son, por suerte, una sana costumbre en la sociedad, tanto para los creyente como para los que no los son.
“Yo festejo Navidad, Año Nuevo, Rosh Ashaná, todo”, cuenta Eduardo Fiks, que está casado con una goi. “Como mi mujer no es judía, acá se celebran todas las fiestas. Cualquier excusa es buena para reunir a la familia, comer, brindar y recibir regalos. Nosotros no discriminamos”.
Es cierto, Fiks está muy lejos del judío tipo. Su mujer es cristiana, sus hijos estudian en colegios laicos, y admite que sólo va al templo en los casamientos o bar-mitzva de algún pariente. “No soy partidario de ninguna institución religiosa, y si me apurás, de ninguna religión. Creo que atrasan. La ciencia y la historia lo confirman día a día”, concluye Fiks, ateo y sociólogo.

EL ESPÍRITU NAVIDEÑO
Aunque el apellido de Alicia Biso parezca italiano, y su origen sea sirio, es el prototipo de idishe mame. Error. Tampoco es idishe, sino sefaradí. Cocina, lava, plancha, hace las compras, y como todas, rompe un poco la paciencia. “Querido, ¿llevás el paraguas?, ¿querés que te traiga algo?, ¿tomaste las pastillas?”, son algunas de sus frases favoritas.
“La navidad me parece una fiesta muy linda porque veo que hay un espíritu especial en la gente y eso me produce alegría. Veo un acercamiento, hay otras ganas y la gente está más unida”, dice Alicia.
A Alberto, su marido, las fiestas le traen muchas satisfacciones. También a su bolsillo. “Evidentemente, por ser comerciante, tengo más ventas en mi negocio. Pero más allá de esto, el espíritu navideño me hace sentir muy bien”.
¿Si festejan navidad? “No, querido. Respetamos, pero no festejamos”.

AÑO NUEVO SÍ, NAVIDAD NO
A excepción de las más ortodoxas, la mayoría de las familias judías hace lo mismo: festejan el año nuevo pero no la navidad.
“Cuando era chico no entendía por qué Papá Noel pasaba por la casa de mis vecinos y no por la mía”, cuenta Ezequiel Iliach. “Me mostraban sus aviones de G.I.Joe y todo sus regalos, y yo, con las manos vacías. Por suerte estaban los reyes. Ahí sí recibía regalito, no sé por qué, pero mis viejos se copaban”.
Ahora bien. ¿Qué se hace un 24 a la noche si no se está en familia comiendo turrón y descorchando sidra? “Veo. Paseo. Camino. Veo cómo la gente tira fuegos artificiales, cómo se ponen en dope”, dice Matías Menaged, circuncidado hace 21 años. Admite que está acostumbrado, que eso es lo normal para él. Y no lo dice con resentimiento. Es creyente, y si bien no tiene barba ni camina vestido de negro con kipá en la cabeza, cumple con muchas de las mitzvot religiosa. Come kosher, reza todas las mañanas y va al templo continuamente.
Pero Matías festeja el año nuevo porque como argentino “hay que festejarlo”. “Aunque para nosotros el año nuevo ya haya pasado, y estemos por el año 5766, siento que festejar el año nuevo es una tradición que supera lo religioso. Es la unión. Es regalar un calendario. Porque aparte de judío soy argentino y en occidente el próximo año será el 2006”.