« Home | Italpark, "el disney local" » | El Palacio de la fotografía » | Norberto Verea, una mirada crítica sobre el fútbol... » | Jorge Tedesco, sobreviviente de Malvinas » | Falun Gong y el PC Chino. Enemigos Intimos » | Callejeros ¿El show debe continuar? » | Número CINCO - marzo 2006 » | Marcelo Piñeyro » | Rocambole » | Ronnie Arias »

Marcelo Benedetto


Por Matías Castañeda

Entre que le tocó el timbre de la casa a Víctor Hugo Morales y empezó a despedir la semana en la televisión abierta tan sólo pasaron 20 años, una memorable Copa América en Perú, tres patadas de Schiavi y una milanesa con el Diego. Con ustedes ‘Marcelito’, el cronista más bipolar del fútbol.

1) ¿Alguien te niega una nota?
- Es cierto, paran todos. Debe ser por la buena onda. No sé… tengo 39 años y todos, los jugadores, los árbitros, me siguen diciendo Marcelito.

2) ¿Siempre te fascinó el fútbol?
-Sí, era enfermo. Yo empecé a leer con El Gráfico. Armaba en la secundaria el prode paralelo, ese de jugar dos pesos entre todos los pibes. Nunca gané, un desastre.

3) ¿Cuándo tenías 15 años te ibas todos los días a la radio?
- Si. Lloviese, tronase, me iba de la secundaria a presenciar Sport 80. Estaban todos: Víctor Hugo, Niembro, Paenza, Ibarra, Araujo… ahí lo conocí a Mariano Closs. En 1986 se iba Víctor Hugo para Radio Argentina, entonces le digo: Es el momento, vamos a hablarle.

4) ¿Y le tocaron el timbre?
-Si, recaraduras, nos atendió y nos dijo: Voy a ver. No quería que trabajemos ad honórem. Por lo menos quiero conseguirles los viáticos, nos explicó.

5) ¿Qué empezaste haciendo?
- El archivo periodístico del domingo, que nunca lo hicimos. Teníamos que grabar todo lo que pasaba en la transmisión, rescatar lo más importantes. Si nos debían juzgar por ese trabajo, estaba mal hecho.

6) Reconociste ser hincha de Argentinos Juniors…- Creo que puedo decir de qué club soy porque el club permite esa licencia. En el colegio me cargaban todos, pero por suerte viví las campañas del 83 y 84, las de Saporiti y Yudica. Vivía en La Paternal y mi viejo era socio vitalicio.

7) ¿Cómo fue que jugaste en la inauguración del estadio Diego Armando Maradona?
- Yo arranqué en el 86 cubriendo a ese Argentinos que hizo historia. Entonces los pibes me dijeron: Tenés que jugar porque estuviste con nosotros siempre. Esos pibes eran Batista, Domenech, Vidallé… Me morí. Entré por Borghi, eso fue lo peor. Jugué 10 minutos y Schiavi me pegó tres patadas que parecía que un tren me había pasado por arriba, me sonaron todos los huesos.

8) Funcionás muy bien en dupla con Tití Fernández…
- Nos entendemos mirándonos. En la tele empezamos en el 96, ya van diez años.

9) ¿Cuándo dejaron de ser periodistas serios?
- Cuando cubríamos para Fox Sports la Copa América de Perú. Como nos conocían en toda América, jodíamos con la gente. Niembro se cagó de risa. Hicimos algo diferente cada día: nos disfrazamos de bomberos, nos subimos a un caballo, ahí casi me mato, porque empezó a relinchar y levantó la cabeza, me pegué un cagazo que tiré el micrófono, nunca me voy a olvidar.

10) Y ya no hubo marcha atrás…
- Eso marcó un antes y un después en nuestra carrera. La gente de Perú nos nombró los personajes del año, fue una cosa increíble. Gran parte de ese cambio es mérito de Fernando, que es un tipo muy astuto para ver personajes.

11) ¿Qué es lo que más destacás de Niembro?
- Él agarra un vaso de agua y te arma El dilema del vaso de agua. Es capaz de decirte que es negro. Le gusta el ejercicio de la discusión. Y vos tenés que discutirle que no es negro, que el vaso es de vidrio, transparente. Lo bueno es que no podés ganarle. Decís: ¿De dónde saca los argumentos?

12) ¿Cómo llegan con Tití a Chau Domingo?
- Sebastián Borensztein quería hacer un programa distinto sobre fútbol. Y dijo: Lo tengo que hacer con Torneos que tiene las imágenes y con Tití y Benedetto, que son los que mejor relación tienen con los jugadores. Nunca me imaginé hacer un programa de conducción en Canal 13, no tuve tiempo para digerirlo, me dijeron vení y hacelo.

13) La buena relación con los futbolistas…
- Y con sus familias. Después del último Boca-River vinieron Palermo y Barros Schelotto. ¿Sabés quién los convenció? La mujer de Martín. Porque considera que laburamos humildemente y sin soberbia.

14) ¿Y cómo llega el ofrecimiento de ShowMatch?
- Lo mismo, nos eligieron para hacerle a los jugadores algunas cámaras ocultas. Somos dos conductores totalmente serios. El programa parece de verdad, hay estética, escenario… A nosotros nos cuesta todavía haber cruzado esa barrera.

15) Con todo el reconocimiento, ¿por qué siguen haciendo campo de juego?
- Yo comenté en el sub-17 de Ecuador, con Wálter Nelson en los relatos. Lo que pasa es que me encanta muchísimo lo que hago. No porque comentes o relates cambiás de categoría, porque quizás te mandan a relatar el cuarto partido y yo no sé si es más lindo eso que estar en el campo de un River-Boca.

16) ¿Qué fue lo más raro que te pasó en Latinoamérica?
- Cuando terminé jugando un loco con los jugadores del Once Caldas, en Colombia. Los tipos me valoraban, ¡y estaba jugando Boca de visitante! Es que se dan cuenta que los respetamos de igual o mejor manera. El tipo tiene que saber que yo sé todo de ese equipo.

17) ¿No se les complica conseguir información sobre clubes de otros países?
-A veces sí. Decís: ¿Qué mierda hago con Paulistas? No conozco a nadie, es un equipo de segunda división. Pero ahí te aparece un Mauro Silva y te salva, como la otra vez. Le hicimos una nota bárbara, tanto que llamó hasta Maradona para felicitarnos.

18) El Diego está siempre del otro lado…
- Si, si, si. Está mirando todo, todo el tiempo, no sé cómo hace. Él ve todo. Y te llama por teléfono. Lo que tiene es que es muy cholulo. Pondera lo tuyo cuando en realidad te tendría que mirar desde otro lugar.

19) Una anécdota con Maradona.
- Dos. Fui a su último cumpleaños. Mezcló a todo el ambiente: de un lado estaban Susana Giménez, Adrián Suar, Claudio Villarruel; del otro, el Tata Brown, el Checho Batista y el Negro Enrique. ¡Él solo lo puede lograr!

20) La otra…
- Comí milanesas con él, en su casa, viendo la tele.

21) ¡Tremendo!
- Y yo lloré el día que se fue de Argentinos, tenía 15 años. Estuve cuando debutó, también en el 5 a 2 contra Boca, cuando le hizo cuatro goles al Loco Gatti. Mi viejo decía que había que ir porque estos tipos aparecen una vez cada 50 años. ¡Y yo estoy comiendo con ese tipo que era y es mi ídolo!

22) Estás conforme con todo lo que lograste en el periodismo.
- Mirá, mi viejo hizo la cola del mundial 78, se fue del laburo y se bancó diez horas sin dormir, porque decía que era el único mundial que iba a poder ver. Y con este que viene ya va a ser el quinto mundial que presenciaré.