« Home | Humberto Tortonese » | Gabo Ferro. Alma de diamante. » | Fernanda Iglesias » | Dios salve al Británico » | El Cabildo. Cerca de la revolución » | Claudio Lozano, el ojo crítico » | Fundación PH 15. Fotografía en Ciudad Oculta » | El auge de la Kabbalah » | Elecciones en la UBA » | Número SEIS - abril 2006 »

Número SIETE - mayo 2006



Pekerman, Monteagudo es argentino

Cuántos años tienen que pasar para que un revolucionario sea aclamado por todos los sectores de la sociedad. ¿Algunos?, ¿cientos?, ¿casi dos siglos? Y no sólo por la ideología del insurrecto sino más bien por ir contra el statu quo de una época. Lo cierto es que cercano el bicenentenario de la Patria, los valientes próceres de la epopeya del 25 de mayo de 1810 son aclamados desde todas las esferas de la sociedad, sin distinciones. Especialmente esa delantera compuesta por Manuel Belgrano, Juan José Castelli y Mariano Moreno. ¿Quién se le atreve a estos prohombres? Nadie, por cierto. Un punto de unión supraclasista como este -que exceda al fútbol- es una buena noticia en un país tan dividido en intereses y oportunidades.

25 de Mayo por delante nos fuimos al Cabildo y recordamos en Bicolor los tiempos en que ese edificio ilustre era mucha más que una construcción histórica en la casco urbano. Y si de historia argentina se trata, lo más reciente, lo que será manual de estudio en el futuro, es la presidencia de Néstor Kirchner: compramos palitos, maní y un Campari y nos fuimos a tomar un Vermouth con Claudio Lozano. El economista de la CTA, que entró apoyando al Presidente y hoy es más opositor que la UCR, nos hace un balance del Gobierno en el tercer aniversario K. Pasamos por la UBA porque no sabemos qué pasa con Atilio Alterini; ni a favor ni en contra de su asunción en el rectorado, enfrentamos a dos voces autorizadas en el tema porque es una Tragedia; las conclusiones la sacará usted. El cantor de las cosas sencillas dichas con poesía, el secreto mejor guardado de nuestro rock, es el señor Gabo Ferro. Lo agarramos desprevenido con la guitarra y nos contó (y nos cantó) algunos de sus desvelos. Imperdible. Tanto como la lengua sagaz y venenosa de Fernanda Iglesia, nuestra Bipolar del mes. La columnista de Duro de domar que no deja títere con cabeza en la farándula; tanto como Humberto Tortonese, que heredando del gran Adolfo Castelo sus vicios de crítico feroz pasa revista cada noche en RSM, además de estar en la radio, en el teatro y de prepararse incluso para hacer cine, en nuestra Entrevista. Nuestros Héroes anónimos son los chicos que participan del proyecto de la Fundación PH15, una institución que ayuda a los jóvenes de Ciudad Oculta a encontrar su vocación en el arte, promoviendo la fotografía. Y es tan importante ver cómo ven el mundo estos chicos, como la problemática alrededor del Bar Británico, otro café histórico de nuestro país que tiene un mal presente y está diagnosticado de un peor futuro a pesar de la resistencia de los habitués, en nuestro Ejército de salvación. Respiramos profundo, nos miramos para adentro y tratamos de encontrar la sabiduría en la milenaria práctica de la Kabbalah; no sabemos si lo logramos pero al menos nos tomamos el trabajo de contar cómo es que se destaca la sucursal argentina de esta disciplina tan en boga en Hollywood.

Bipolar cumple su séptimo mes en la calle y como José Martí dijo: A los sietemesinos sólo les faltará el valor. Los que no tienen fe en su tierra son hombres de siete meses, este mayo recordaremos con orgullo la gesta del 25 esperando llegar al número 8 de la revista.

AGUANTE REVISTA BIPOLAR

Publicar un comentario