« Home | A 14 años del atentado a la Embajada de Israel » | Los hijos de la dictadura » | Cristina Zuker, una mirada sobre la contraofensiva... » | Estudios TNT. Julio Costa, 45 años junto al rock n... » | Madres de Plaza de Mayo: dos caminos, la misma luc... » | El dilema del Estadio "Único" Platense » | Número CUATRO - febrero 2006 » | Leo García » | Gabriel Schultz » | Marcela Pacheco, rebelde con causa »

Ronnie Arias


Por Malena Higashi

Saltó a la fama siendo el notero atrevido de Kaos. Hoy trabaja en la radio y en la tele y si bien conserva ese humor ácido y pícaro que lo caracteriza, él siempre se ríe primero de sí mismo para después reírse de los demás.

1) Con Kaos te catalogaron de notero freak, ¿te sentís así?
- Me río de eso. Cuando me ofrecen algo pregunto: ¿Ustedes qué buscan, al notero loco? En realidad creo que en Kaos alguien tenía que descontracturar. Hacía falta una voz popular. Éramos los distintos alter egos de Juan Castro, esa era la mística del programa.

2) ¿Qué te genera todo lo que pasó con Juan Castro?
- Juan para mí fue la punta del iceberg. En Kaos convivimos pero las cosas no estaban bien, él mostró su gran soledad y su desesperación a los gritos. No creo en ninguna conspiración, ni en que lo hayan matado o en que lo abandonaron. No se quería curar y cuando hay una persona que tiene problemas de droga primero hay que conseguir que quiera curarse.

3) ¿Te gusta trabajar en la radio?
- Mucho más que en la televisión aunque de menos plata. Mi sueño en la tevé es tener un programa como el de Guinzburg. Siempre quise un late night o un magazine de la mañana, porque cuando empecé a descubrir como era este Ronnie Arias me di cuenta de que tengo llegada a la ama de casa.

4) ¿Cómo descubriste a ese Ronnie Arias?
- En la época de FM Energy tenía más llegada a los adolescentes pero sabía que a las madres también le gustaba. Creo que tengo un estilo en el que la gente me permite que no sea tan careta.

5) Estás en perfecto estado físico, ¿cómo hacés?
- Genética. Me gusta correr 9 kilómetros y hacer ejercicio porque me parece que lo necesito, no porque me vaya a poner hermoso... ¡a los 44 llegué así y soy un bombón! Ahora paré de comer un poco, soy gordo, me encanta comer, soy un enfermo de la comida y me gusta cocinar.

6) ¿Cuán enfermo de la cocina sos?
- Tomé cursos de sushi... tengo siempre los shitakes hidratados. Viajo y me traigo condimentos, escondo entre la ropa el jamón crudo. Mi viejo prefiere que le traiga un jamón antes que un perfume. Hago panes y me gustaría tener una sandwichería gourmet.

7) Y del trabajo, ¿sos adicto?
- Mi novio Pablo dice que cuando no hago nada soy insoportable. No sé si eso es ser workoholic.

8) ¿Qué hacés en tu tiempo libre?
- Estoy conectado endovenoso a la computadora. Compro revistas, desde la más bizarra, erótica gay del mundo, pasando por la Wallpaper, Out o Cinemanía. Soy un enfermo de la comunicación.

9) Trabajaste tanto delante como detrás de cámara, así que sabés como funciona el medio...
- Con tantos años de productor ya sabés más o menos como viene la mano. Igual una cosa es estar delante de cámara y otra cosa es estar atrás.

10) ¿Y cómo es estar frente a una cámara?
- Es muy divertido pero muy exigente.

11) ¿Quiénes son tus divas?
- Muchas, los gays somos muy adoradores de todo. Mi primera gran diva fue Liza Minelli. Susana sin duda es La diva. Admiro el cerebro de Mirtha Legrand, habría que donarlo para la ciencia.

12) ¿Sos supersticioso?
- Hubo una época en la que leía los horóscopos pero me condicionaban.

13) ¿Por qué te fuiste de tu casa a los 16 años?
- Porque era un infierno: me crié con mis tías, cuatro hermanas, mi mamá y mi abuela. Demasiadas mujeres. Quería hacer mi vida, quería ser un gay libre y era otra época, no se podía.

14) ¿La pasaste mal ahí?
- No, la pasé mucho peor a principios de los´90 cuando decidí cambiar de vida. Había gastado toda la guita y tuve que empezar de cero. Pero era joven, hermoso, libre, caminaba por la calle y partía las baldosas, no le tenía miedo a nada.

15) Les confesaste tu homosexualidad a tus padres recién a los 36, ¿por qué esperaste tanto tiempo?
- Ya me había independizado y había demostrado quien podía ser yo mucho antes de triunfar en Kaos -mirá lo que digo, ¡triunfar en Kaos!-, ya era Ronnie Arias.

16) ¿Querías ser famoso cuando eras chico?
- Me moría por ser una estrella de Hollywood, soñaba con ganar el Oscar. Me motivaban, soy de familia de artistas, mi vieja es bailarina, mi viejo director de teatro, el hermano de mi viejo estrella de cine y teatro y yo tenía que continuar la carrera.

17) ¿Te sentiste presionado?
- Sí, aparte yo nunca tuve un tipo fácil. De chico no parecía chico, era tan lindo que parecía una nena y de grande no parecía chico, no era ni hombre ni mujer.

18) ¿Hacías cosas para llamar la atención?
- Me hacia pis y caca encima, creo que hasta los 14 años.

19) ¿Creés que llegaste lejos?
- No creo en una carrera, sí creo que hay que cuidarla. En esto tiene que ver mucho la suerte, el talento es sólo tu valor agregado. Gano mejor que cuando era productor, pero llegué mucho más lejos como productor que como estrella. Yo no soy tapa en la Caras ni salí nunca en Gente.

20) ¿Cómo es tu relación con el público?, ¿Qué te dicen en la calle?
- ¡Capo! Me saludan como si me conocieran y eso es lo que me gusta. Trato de no perder el contacto con la gente, no quisiera cagar más alto de lo que me da la cabeza.

21) ¿Proyectos?
- De qué me voy a disfrazar, todavía no lo sé... me gustaría hacer algo diferente, me parece que lo importante en esto es ir probando cosas.

22) ¿Cómo qué?
- Volver a la calle pero haciendo otra cosa, no tanto el clipeado que hacía en Kaos que era un desgaste cerebral total. Generar diálogo con la gente en vez de ir a buscar el chiste, innovar. No me puedo quedar todo el tiempo haciendo lo mismo.