« Home | Número DOS - diciembre 2005 » | Mondongo » | Pez » | Sebastián Wainraich » | José Yudica, el exiliado del fútbol » | Memoria del cacerolazo » | A un año de la tragedia de Cromañon » | La navidad y la cole » | Cinema Paradiso » | Celulares con demasiada onda »

Vendedores ambulantes vs. comerciantes



Por Milena Marcovecchio
Ilustración: Natanael

Dos historias que buscan sobrevivir en una lucha diaria por el cliente. Rubén Rivera y Carlos Terzi no se conocen pero ambos se enfrentan al mismo derecho: la dignidad del trabajo.


Rubén Rivera, vendedor ambulante
“Un vendedor ambulante nace de la necesidad”

“Soy periodista, hace dos años y medio que vine de Perú, estuve un tiempo en Uruguay, pero finalmente me instalé acá. Vine con mi mujer y mi hijo con la intención de promocionar mi libro La vida sobre ruedas, que en Lima había vendido 2 mil ejemplares y quería darlo a conocer en otras sociedades, pero cuando el presupuesto con el que contábamos se acabó no tuve otra alternativa que salir a la calle a vender.
Acá hay muchas restricciones en cuanto a lo que se puede vender, porque según la Ley de Convivencia no se pueden vender objetos valiosos, ni nada que afecte a los comercios aledaños, entonces tengo que buscar ciertos artículos que no se encuentren en competencia para que no me cause problemas ni a mí ni a los comerciantes. La bijouterie y las cosas que son artesanales creo que no los afecta en nada.
La venta que hago me permite subsistir, pagar el alquiler, los servicios, los gastos de mi hijo y mi movilidad. Trabajo de 12.30 a 18.30 y saco entre 100 y 200 pesos por semana, depende de la fecha del mes.
Cuando empecé, sólo tenía llaveros. De la mercadería que vendo alguna la compro acá y otra, por ejemplo los aros, que son de producción artesanal, me los mandan de Perú.
Al principio tuve problemas para instalarme porque en ese momento había muchas barridas por parte de la policía, pero ahora ya no. Yo tampoco soy partícipe de los grupos. En épocas de elecciones suelen venir los que manejan a los vendedores ambulantes en Once a decirte que si te unes a ellos no te van a molestar, pero yo siempre preferí trabajar en forma independiente.
A los 17 años me caí de un caballo que me dejó en silla de ruedas, de ahí en adelante mi vida ha sido una lucha constante. Trato de salir adelante sobre todo por el tema del nene. Un vendedor ambulante nace desde la necesidad.”

Juan Tarzi, comerciante
“Los vendedores ambulantes son como las moscas, los echás pero siempre vuelven”

“No tengo problemas en la relación con ésta gente, hace cinco años que tengo el local, ellos ya saben que si hay un producto que yo trabajo se tienen que corren más lejos.
Las veces que se ubicaron para vender en la puerta les pedí que se fueran y lo hicieron. Lo que sí es cierto que hay artículos que uno no los puede tener porque los trabajan en la calle y por lógica, al no pagar impuestos, porque ellos no pagan nada, los pueden vender más baratos que yo.
Para mí sería ideal que sacaran a los vendedores ambulantes, pero me parece una cosa imposible. Son como las moscas: los echás pero siempre vuelven.
Ellos no pagan nada, yo tengo empleados, pago obra social, impuestos, alquiler. Esto me rinde porque hay mucha gente que se niega a comprar a los ambulantes o tienen vergüenza.
Nunca hice un reclamo en el Gobierno de la Ciudad porque ya sé que están arreglados con la misma policía, o con los inspectores que vienen. ¿Cómo puede ser que el que está en la esquina sea el dueño de toda la cuadra? Viene uno a pararse acá y enseguida le viene a decir que ahí no puede estar. Nadie se puede meter, sólo el que él quiere, está la hija a mitad de cuadra, la mujer enfrente. Es el dueño de la cuadra y nadie lo controla. Uno ya se acostumbró a esto.
No creo que ellos tengan mis mismos derechos, que tengo que pagar un montón de cosas. Pero acá con la coima todo se arregla. Hace 40 años que soy comerciante en ésta zona, con el negocio puedo sobrevivir, pero también los vendedores ambulantes pueden sobrevivir, venden muchísimo, todo lo que sale en el momento. No tienen problema de traer lentes de sol, relojes, breteles de siliconas, cuando llueve venden paraguas. A ellos no les importa nada.”

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»

I find some information here.

Publicar un comentario