« Home | BIPOLARIDADES » | RECREO LITERARIO - ELOISA CARTONERA » | GRASAS Y CARETAS » | PATIO » | Número DIEZ - agosto 2006 » | Alan Pauls » | Lisandro Aristimuño » | Claudia Puyó » | Mariano Cabrera, coleccionista retro » | Museo del Che »

AUMENTO EN LA TARIFA DE TAXIS



Por Liliana Arguiz

Ilustración: Natanael

Después de varios reclamos y un paro, los taxistas aceptaron el aumento propuesto por el Gobierno Porteño. Los pro y contra de un incremento postergado, y los intereses que giran alrededor de la bajada de bandera.



NORBERTO SAMPIETRO, PEÓN DE TAXI

“EL PEDIDO DE AUMENTO SÓLO BENEFICIA A LA PATRONAL”

“El aumento de tarifas nos perjudica. Nosotros no ganamos nada, al contrario, la gente que toma taxi es mayoritariamente gente trabajadora, que no puede afrontar todos los aumentos porque los sueldos no suben, entonces opta por dejan de tomar taxis por un tiempo. Al subir la tarifa, nosotros tenemos que trabajar el doble para poder pagar el alquiler que sube proporcionalmente.
Esto viene del lado del sindicalismo, es un tema puramente sindical. La mayoría de los peones no está de acuerdo porque esto sólo beneficia a la patronal y a todos los que vienen enganchados con ellos, como es el caso de los relojeros. Todo es política y negocio. El sindicato no nos representa, son 600 personas las que deciden por los 55 mil peones de taxis.
El sindicato de choferes está más para la patronal, va adonde está el negocio, el dinero. Hace 32 años que soy taxista y se muy bien cuánta plata entra en un taxi, cuánta plata se gasta y cuánto hace falta para tener un auto en condiciones, y estoy seguro de que con la tarifa actual se podía seguir trabajando. Pero a los titulares de los taxis no les interesa brindar un mejor servicio, sólo piensan en ganar más plata e invertir menos.
El tema central son las licencias, si se otorgaran más licencias desde el Gobierno se terminaría con la especulación y el excesivo precio de la reventa. Con esto habría una disminución importante en la inversión, podrían mantenerse las tarifas y el parque automotor se renovaría más seguido. Pero hay grandes grupos que manejan el negocio y no les interesa que se les termine.
Los que no pierden nada son los radiotaxis, al contrario, ganan, porque además de los clientes de la calle tienen los de la radio. Acá el único perjudicado es el peón que no tiene radio.
La gente no sabe muchas cosas, desconoce el tema, cree en las noticias que dicen que el acatamiento al paro fue casi total, pero no fue así porque de noche sólo trabaja el 30 por ciento de los taxis, porque los nocheros salen sólo de domingo a sábado, o sea, que el lunes que fue el día del paro estaban de franco. La patronal dijo que el acatamiento al paro fue del 90 por ciento, pero es una cifra mentirosa y en muchos casos los peones adhirieron porque los dueños los obligaron. En mi caso nadie me obligó a parar, yo fui porque quise, porque me convenía, porque si no paras te rompen el taxi y después al otro día con qué laburás.
Pedimos que esto no sea sólo un negocio para la patronal, pero como dijo Viviani, el titular del sindicato de choferes de taxis, nosotros somos el jamón del sándwich.”

*****

Sampietro asegura que con la tarifa actual se podía seguir trabajando, y que el incremento sólo beneficia a los dueños que buscan ganar más plata, en lugar de brindar un mejor servicio.

*****


RICARDO CICUTTINI, DUEÑO DE UNA FLOTA DE TAXIS

“SIN EL ALZA LOS NUMEROS NO CIERRAN”

“Venimos con un atraso tarifario del 46 por ciento. Se había previsto un incremento para febrero, pero no se produjo por los cambios institucionales que hubo en el Gobierno de la Ciudad. Reclamamos una línea de créditos blandos que apuntan a la renovación del parque automotor, que consta de 37.800 unidades, y la rebaja impositiva para la compra de unidades cero kilómetro, porque actualmente hay autos con una antigüedad que llega a los 12 años y lo que se pretende es renovar de 5 a 7 mil unidades por año.
Sin el alza del 9 por ciento que nos acaba de dar el Gobierno sería imposible seguir trabajando. Un retraso tarifario de casi el 50 por ciento es mucho, y el valor del servicio debería haber aumentado a principios del año pasado. El último aumento que nos dieron fue del 12,5 por ciento, en noviembre, y en esos términos es imposible brindar un buen servicio. La Argentina tiene una flota de taxis muy antigua y con el presupuesto actual se hace imposible mantener los taxis en condiciones. Antes de la emergencia económica, el parque automotor se renovaba cada 3 años, hoy estamos en 6 años y medio. Además las unidades se deterioran muy rápido, ya que un auto recién sacado de la concesionaria al año ya tiene entre 180 y 200 mil kilómetros. Si bien los reclamos existían con anterioridad, el 80 por ciento de las unidades se vieron perjudicadas con el granizo del 26 de julio. Esto aceleró los tiempos del reclamo y trajo aparejado gastos extras, con el agravante de que el 20 por ciento de los autos quedó fuera de servicio.
La mayoría de los que hoy están trabajando son propietarios, y si hubiésemos tenido una buena tarifa hubiéramos podido hacer frente al temporal, y estaríamos pagando una póliza contra todo riesgo sin franquicia.
No le pedimos al Gobierno una recuperación tarifaria del 50 por ciento, entendemos que es imposible. Tampoco queremos un subsidio, pero pedimos una línea de créditos blandos tendiente a renovar el parque de taxímetros, o una situación impositiva diferente para la compra de autos cero kilómetro.
Hay una política muy diferenciada del Gobierno Porteño porque cuando los trenes o los colectiveros, ambos con subsidios del Estado, piden aumento se lo dan; en cambio a nosotros que somos el único medio de transporte público sin subsidio alguno los aumentos nos son dados con cuentagotas.
El aumento tarifario del 9 por ciento otorgado en estos días estaba previsto para febrero. El reclamo generalizado de este incremento quedó demostrado en la adhesión de los peones al paro convocado por la patronal, porque el salario que percibe un chofer está directamente relacionado con la tarifa.”

*****

Para Cicuttini hay una política muy diferenciada del Gobierno Porteño, porque los taxis no tienen subsidios como los trenes y los colectivos que siempre consiguen aumentos.

*****

Lilu, me encantó tu nota de los taxis,espero que estás bien

salutti!
Stefano!

El aumento es necesario para garantizar la renovación y mantenimiento del material además por supuesto de dar cumplimiento al marco impositivo de la actividad. Con respecto a los dichos del chofer, comprendo su punto de vista por que voy al supermercado igual que él, pero tiene que entender que si quiere un auto bueno el titular tiene que pagarlo. Además el también va a percibir el aumento sobre la recaudación bruta...a menos que no tarife el reloj!
Muchachos dejen de pensar así que el aumento sirve hasta ahí nomás, los bancos tienen una tasa del 32% TEA... de cuánto pensas que es la inflación, un Aveo en enero costaba $57800 hoy $68000, un embrague de Corsa estaba $320 te invito a que lo compres ahora... Saludos a los pibes del taxi a todos

Publicar un comentario